OTOÑO 2016

Mujeres Rurales

Desde 2007 las Naciones Unidas celebran el 15 de octubre el Día Internacional de las Mujeres Rurales. Ellas son fundamentales para el éxito de casi la totalidad de los 17 nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, como declararon desde el máximo organismo internacional vinculando explícitamente el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas para lograr la seguridad alimentaria, la mejora de la nutrición, la erradicación de la pobreza y del hambre, junto con la promoción de la agricultura sostenible.

En nuestra vida cotidiana estas cuestiones aparecen en parcelas donde la población femenina resulta imprescindible y determinante para su cuidado y funcionamiento, pero dicha presencia no conlleva su reflejo en cuanto a toma de decisiones y poder, las cuales continúan monopolizadas por figuras masculinas.

La Ley 45/2007 para el desarrollo sostenible del medio rural establecía a las mujeres como grupo que requiere una atención prioritaria para la satisfacción de sus necesidades y demandas sociales. Más adelante, la Ley 35/2011 sobre titularidad compartida de las explotaciones agrarias advertía de la presencia mayoritaria de hombres en el medio rural, señalando como causa la doble jornada que realizan las mujeres asumiendo las responsabilidades domésticas no compartidas, a la vez que buena parte de las tareas agrarias. Mientras, la titularidad de las explotaciones suele recaer solamente en la población masculina, invisibilizando el trabajo realizado por ellas y dificultando enormemente su participación.

Partiendo de este paisaje social, consideramos imprescindible abordar la vulnerabilidad específica que conlleva la feminidad en el medio rural, cuya situación de doble discriminación urge atajar escuchando y permitiendo que sean las propias mujeres del lugar quienes hablen y decidan cómo ha de ser su futuro allá donde viven, la tierra y el suelo que habrá que cuidar para que perdure su fertilidad.

Y Suelo Rural

La Unión Internacional de las Ciencias del Suelo, elaboró una resolución en 2002, proponiendo declarar el 5 de diciembre Día Mundial del Suelo con el fin de resaltar su importancia como un componente crítico del sistema natural.

“Promovamos la gestión sostenible de los suelos basada en una gobernanza adecuada y en inversiones racionales. Juntos podemos promover la causa de los suelos, que constituyen una base sólida para la vida” Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas.

No hemos logrado conectar el suelo con nuestros alimentos, el agua, el clima, la biodiversidad y la vida. Debemos cambiar esta tendencia y retomar acciones para su preservación y restauración; para conectar a la gente con los suelos e incrementar la sensibilidad sobre la importancia que tienen en nuestra vida y en nuestro territorio.

El mantenimiento y fortalecimiento de los recursos del suelo es algo especial para garantizar que las necesidades de alimentos, agua y energía son atendidas. El suelo es la base para los alimentos, el pienso de los animales, el combustible y la producción de fibra, y también de servicios para los ecosistemas y el bienestar humano.