Verano 2016

Las plantaciones no son bosques

Juventud y medio rural

“Las plantaciones no son bosques”

Cada 21 de septiembre, desde 2006, se celebra el Día Internacional contra los Monocultivos de Árboles. La plantación de monocultivos de árboles, como eucaliptos y pinos, destruye la flora local, empobrece el suelo y los recursos hídricos, destruye los bosques y sus hábitats y solo las grandes empresas se benefician de ello.

Plantar árboles está bien, sin duda, ahora, cuando se destruye la flora autóctona para sembrar extensiones de un mismo árbol para su explotación comercial, tenemos un grave problema. Las explotaciones de eucaliptos en manos de la industria de la celulosa, están destruyendo áreas fértiles, amenazando y obstruyendo otras actividades sostenibles vinculadas al sector forestal en nuestro territorio, que no impliquen pérdida de biodiversidad.

Hay que frenar la destrucción que provocan estos monocultivos, apoyando iniciativas en su contra y a favor de la conservación de la flora autóctona, que permita un desarrollo rural sostenible, generador de empleo verde, que fije población y evite el éxodo forzado de nuestros jóvenes.

 Juventud y medio rural

Este grupo de edad preocupa en todas partes del Estado por sus altos índices de desempleo -se sitúa en el 46,5% para los menores de 25 años frente al 19,3% en el resto de la población activa- (EPA Trimestre I 2016), que año tras año continúa generando una emigración contribuyendo a la denominada “huida ilustrada” donde aquellos jóvenes con formación superior tienden a asentarse en núcleos urbanos.

A nivel internacional hace ya tiempo se constató la necesidad de concienciación para que las nuevas generaciones fueran quienes diseñaran sus propios caminos y escenarios de futuro. Por ello la participación y cooperación entre las organizaciones juveniles ha sido uno de los elementos centrales del Día Internacional de la Juventud, desde que a raíz de la primera sesión del Foro Mundial sectorial en 1996, las Naciones Unidas declararan tres años después el 12 de agosto como fecha para su conmemoración. Este año 2016 además, la celebración versará sobre la ‘Agenda 2030 para el desarrollo sostenible’ con el lema elegido de: “El camino a 2030: erradicar la pobreza y el logro de producción y consumo sostenible”. Más que nunca, la juventud debe ser quien abandere la innovación laboral a través de maneras menos devastadoras de generar riqueza diversificando el aprovechamiento de los recursos naturales de nuestro (su) territorio.